SIEMPRE HAY UN VIVO QUE SE APROVECHA DE LA INFLACIÓN

     Es un clásico que en el medio de las escaladas inflacionarias siempre hay algún vivo que pretende sacar tajada. En este caso el vivo no es otro que tu afanado Colegio Público de Abogados de la Capital Federal, que en el medio del revuelo aprovecha para dar su dentellada. ¿Cómo? Así:

     Hoy el afanado Colegio cobra un Bono de derecho fijo de $200. Ese valor fue aprobado por la Asamblea de Delegados hace apenas cinco meses.

     Pero claro, el dólar se disparó un 35% después de las PASO, la inflación fue del 6% en septiembre, y entonces...? Entonces... el afanado Colegio plantea aumentar el precio del Bono de un 40% a un 50%. Sí, plantean llevar el precio del Bono a $ 280 o bien a $300 (todavía andan negociando entre Gente de Derecho y Cambio Pluralista el tamaño final y el ritmo que tendrá este zarpazo a nuestros bolsillos).

     No vamos a llorar la carta sobre lo dura que se ha tornado la vida del abogado litigante en los últimos tiempos. ¿Para qué llorar, si lo nuestro es apechugar y patear para adelante? No vamos a llorar miserias, pero sí vamos a denunciar lo siguiente:

     ¿Para qué quiere el afanado Colegio semejante aumento?

     Un aumento de esta magnitud representa un ingreso de aproximadamente $ 17 millones de pesos adicionales, que irían desde nuestros gastados bolsillos a las arcas de la Institución. Ahora, según el último balance conocido, al 30 de abril de este año el afanado Colegio tenía un capital de trabajo (activos corrientes en exceso de sus pasivos corrientes) de $ 92 millones!! Es decir, tenía un colchón de $92 millones (esto es, $5 millones más que el colchón del año pasado).

     No tenemos información patrimonial más reciente (las autoridades nos la ocultan), pero luego de abril vino la aprobación de la Matrícula y del Bono -con aumentos del 40% y 67% respectivamente en sus valores del año pasado-, y vino toda la cobranza de ambos conceptos. ERGO: es obvio que el colchón del afanado Colegio es hoy bastante más mullidito que hace seis meses.

     Pero claro, como todos aumentan, como todo aumenta, aprovechemos y metamos también un aumento en el Bono, que como es poca plata va a pasar desapercibido en el sufrido lomo del colega litigante. Y de paso nos manoteamos $17 palos más, que nunca vienen mal (especialmente en un período electoral como el que se inicia).

     Por el contrario, la situación patrimonial del Colegio permite inferir que no sólo no es necesario aumentar el Bono, sino que, en un acto de sinceridad, probidad y austeridad deberían honrar la memoria del Dr. Spota (su primer Presidente), reduciendo a CERO PESOS el Bono, hasta el final de este ejercicio, es decir hasta abril de 2020

      Así lo demostró BLOQUE CONSTITUCIONAL a la Comisión de Presupuesto, en su dictamen presentado el 10 de octubre pasado, que se inserta a continuación, y que iremos a defender con nuestro voto en la próxima Asamblea del 12 de noviembre.

     Siempre hay un vivo que se aprovecha de la inflación. Esta vez el vivo es tu afanado Colegio Público de Abogados de la Capital Federal.