"PRESUPUESTO, FINANZAS Y CUENTAS": LA COMISIÓN DE LA VERGÜENZA


Concluyendo el segundo año que integro la COMISIÓN DE PRESUPUESTO, FINANZAS Y CUENTAS del CPACF, acabo de presentar los siguientes Dictámenes en minoría (en SOLEDAD):

  • Estados Contables Ejercicio Nro 26, cerrado el 30/4/2012 (Ver Dictamen)
En el primero, aconsejo no aprobar los Estados Contables, principalmente porque no se ha dado a la Comisión ninguna información de la que en su momento requerí por escrito (Ver Requerimiento de Información), por lo cual es irresponsable confiar en lo que dice ese papel.

En el segundo, aconsejo no aprobar la compra de un inmueble por U$S 700.000, porque la misma ya se realizó, se pagó en efectivo en dólares, sin contar con la aprobación previa obligatoria de la Asamblea, previsión presupuestaria, ni licitación pública, todo ello obligatorio según el Reglamento Interno. También recomendé el pase a Asesoría Letrada y al Tribunal de Disciplina, para ejercer los derechos del CPACF conforme a derecho, en particular con relación a su Presidente (Dr. Jorge Rizzo) y a su Tesorero (Dr. Julio Decoud), que con total desaprensión dispusieron sin derecho de los ahorros del CPACF.

Ambos temas deberán ser analizados por la Asamblea el próximo viernes 26 de Diciembre de 2013 (fecha singular si las hay, prácticamente último día hábil del año). El pacto de Rizzo con Lipera ("Será Justicia"), y la connivencia complaciente de Curutchet ("PRO"), permite predecir que Rizzo otra vez se saldrá con la suya, y que tanta antijuridicidad  será tapada una vez más por el ruido de las mayorías.

Lo más amargo de esta experiencia es el deber de informar a mis colegas cómo ha trabajado la Comisión  que tiene a su cargo lo más delicado de nuestra institución (el manejo de sus recursos y gastos). Saquen Uds. sus propias conclusiones:
  1. La Comisión es presidida por la Dra. Saita, esposa del Tesorero, Dr. Decoud (por si alguien no lo sabía: los presupuestos y balances que "tendríamos" que controlar son elaborados y firmados por el Tesorero; y el principal co-responsable del entuerto en la compra de Paraná 423 es justamente ese Tesorero manirroto, que fue quien le entregó en mano y billete los U$S 700.000.- a Rizzo).
  2. La propia Presidente de la Comisión fue ella misma Tesorera hasta el año pasado, cuando le dejó el cargo a su esposo. Como tal, fue ella la que elaboró (o bajo su responsabilidad se hizo) y firmó los presupuestos y balances sobre los que nos tocó expedirnos (con la única excepción del presupuesto de este año, que fue elaborado por su cónyuge).
  3. Ni la Presidente, ni la Comisión, ni la Asamblea se expidieron respecto de la obvia recusación con causa que presenté hace ya más de un año y he reiterado varias veces hasta el presente.
  4. La Comisión jamás entregó a sus miembros información contable alguna. No porque no la hayamos solicitado, sino porque "siempre se hizo así". ¿Cómo? Sí, "así", sin controlar absolutamente nada.
  5. La Comisión se reunió sólo un par de veces cada vez que no tuvo más remedio. Sólo para cubrir la formalidad de recibir un presupuesto o un balance, y en la siguiente sesión firmar el dictamen.
  6. La oposición no tuvo la menor actitud crítica ni constructiva. Sólo se limitó a tomar café y medialunas. Hace una semana tuve que escuchar de un colega de la oposición: "¿Pero por qué tenemos que dictaminar sobre el Balance? ¿Esta no es la Comisión de Presupuesto?". Sí, ese grado de compromiso y desinformación se vive en esta Comisión. Todavía suenan en mis oídos las palabras de otro colega de la oposición en esta Comisión: "No vamos a controlar nada porque no tengo ganas".
Lamentablemente, terminando casi mi gestión en esta Comisión, estoy totalmente convencido de que esta es la "Comisión de la Vergüenza". 

La Asamblea está indefensa. Los matriculados están indefensos.